¿Qué es y para qué sirve la astrología?

¿Qué es y para qué sirve la astrología?

De entre todas las ciencias creadas para ayudar a las personas a percibir su futuro, la astrología es, posiblemente, la más antigua y la más popular. La lectura de los astros y su interpretación personal han acompañado al hombre desde que se tiene memoria. En la actualidad, esta forma de vaticinar acontecimientos se mantiene saludable, con un enorme público fiel a los astrólogos y a sus predicciones a través del horóscopo y de los signos zodiacales

La astrología lleva a cabo los estudios que determinan la influencia que el movimiento y la posición de los astros ejerce sobre las personas y los hechos que ocurren en las sociedades humanas. Este conjunto de tradiciones y creencias hace posible reconocer, construir e interpretar el significado de los eventos celestes, de la disposición de las constelaciones y su relación con los sucesos que tienen lugar en la Tierra.

La astrologia sostiene que a través de la situación que ocupan los astros en los cielos y su movimiento es posible pronosticar y conocer cualquier acontecimiento que pueda sucederle a las personas. Según este sistema de predicción, existe una vinculación permanente entre los cuerpos celestes y la realidad humana.

Breve recorrido histórico de la astrología

Si se observa con detenimiento el paso histórico de la especie humana a través del tiempo, se puede asegurar que se le ha prestado la misma o incluso más importancia a lo que ocurre en el cielo que a los acontecimientos terrenales. De hecho, la mayoría de los eventos importantes de la historia han tenido una guía marcada por las estrellas.

Alrededor de 5000 años atrás, civilizaciones como la caldea o la asiria ya recurrían a la observación de los astros para actuar de una forma u otra. La lectura del horóscopo ya era habitual en estos pueblos gracias a ramificaciones de la astrolatría, que no era más que una manifestación religiosa de los imperios babilónicos.

Por supuesto, el antiguo Egipto a la par que la antigua Babilonia, eran bastante proclives a llevar a cabo predicciones astrales y actuar en consecuencia. En los libros del dios Toth se entienden los principios fundamentales del horóscopo.

En otra parte del mundo, hace 4000 años, los indios y los chinos manejaban un horóscopo que, en el caso de China, se sigue utilizando en la actualidad. Así mismo, los antiguos griegos llamaron horóscopos a la relación existente entre astros y destino, buscando en este arte lo que no localizaban con la razón. Por su parte, era recurrente que los romanos utilizaran este arte adivinatorio como consulta habitual entre la nobleza.

En líneas generales, toda cultura y civilización ha tenido una serie de representantes o lectores de las estrellas que proporcionaban seguridad y confianza a los actos humanos. Desde Ptolomeo a Gustav Jung, pasando por Isaac Newton, Copérnico o Johanes Kepler, muchos son los personajes históricos que han basado sus hazañas y descubrimientos en la lectura de las estrellas.

¿Para qué es útil la astrología?

El estudio del movimiento y de las posiciones que en determinados momentos ocupan los cuerpos celestes lleva sirviendo a la humanidad y a todo tipo de hombres para entender mejor la vida en la Tierra y también para vivirla mejor, con más seguridad y placer.

En definitiva, la astrología sirve como herramienta para conocer, mejorar e indicar el camino más correcto en numerosas situaciones cotidianas y especiales en la vida de las personas. Para muchos astrólogos, el uso de este estudio de los astros aporta luz a cualquier dilema o evento humano, ya sea personal, sentimental, existencial…  aportando claridad a situaciones complejas o difíciles, permitiendo, además, el autoconocimiento con instrumentos como la carta astral.

En este sentido, cabe mencionar que existen dos métodos fundamentales con los que trabajan los astrólogos; la carta astral y los signos zodiacales.

Los signos zodiacales

Todas las personas nacen bajo la influencia de alguno de los 12 signos zodiacales existentes. Este influjo determinará factores como la personalidad, el comportamiento, la toma de decisiones, las reacciones a las circunstancias y eventos…

Los doce signos son; Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis. Y su asignación dependerá del momento exacto de nacimiento y la disposición del sol en relación a las constelaciones del Zodiaco.

La carta astral

También está relacionada con el momento de nacer. Se trata de un mapa que va representar las posiciones de los planetas del sistema solar, según la perspectiva que se obtiene desde un lugar concreto de la Tierra, justo en el instante que se toma aire por primera vez fuera del vientre materno. Las posiciones planetarias mencionadas se medirán en relación al Zodiaco Tropical. Este, a su vez, toma como inicio el equinoccio de primavera.

Una carta astral está compuesta por los doce signos del zodiaco (Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis), diez planetas del sistema solar (Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón), doce casas (referentes a algunas áreas concretas de la vida, como la familia, pareja, profesión…), y diferentes aspectos planetarios a tener en cuenta por el propio astrólogo.