ARCANOS MAYORES, EL LOCO

El Loco

O

En la carta de el Loco de la baraja Rider-Waite podemos observar a un joven que va caminando despreocupadamente hasta llegar al borde de un precipicio.

Lleva una mochila o hatillo atado al final de un palo y en una de sus manos sujeta una rosa blanca. El joven va mirando al cielo, sin atender a sus pasos, y está claro que no es consciente del precipicio que se abre ante él. A su lado, un perrito blanco intenta llamar su atención ladrando. En la esquina superior izquierda podemos observar un radiante sol.

Como ocurrirá con todas las cartas del tarot, ninguno de estos elementos está desprovisto de significado. El joven (varón, quizá como  reminiscencia de Adán, el primer hombre, que como él, cae debido a su imprudencia; la simbología fálica y viril  también aparece en la pluma de su cabeza)representa la inocencia y el entusiasmo de la juventud, el principio del viaje de la vida.

A diferencia de otras barajas, el joven no va vestido de bufón o Joker, con  cascabeles y colores vivos; su figura, como todas las Rider-Waite, es más sutil y espiritual, y menos objeto de burla. Para Waite, el Loco es el alma antes de caer en la materia, pura e ingenua.

Alegre y despreocupado, el Loco va caminando distraído, mirando hacia el cielo (muestra de su abstracción y pureza; parece atender sólo a la búsqueda de inspiración), con el hatillo al hombro, un ligero equipaje que representa sus  conocimientos, valiosos y elevados, como simboliza el águila dibujada en él, pero aún escasos e incompletos por la falta de experiencia; y la flor blanca en la mano, nuevo recordatorio de su inocencia. (Algunos autores le comparan con personajes legendarios, como Arturo y Parsifal, desconocedores e inconscientes de su identidad y glorioso destino al principio de su historia)

El precipicio frente a él, al cual parece estar a punto de caer, representa los peligros que le acechan, que la despreocupación y la imprudencia del joven no es capaz de prever. Su ropa, bordada de tréboles y ruedas, símbolos de la fortuna, representa cuanto de arriesgado y de azaroso tiene su camino.

El perrito que le ladra, que en otras barajas llega casi a morderle y en otras más es reemplazado u acompañado  por un cocodrilo, símbolo de la sabiduría en varias culturas, representa la inteligencia y el sentido común que intenta vencer ese entusiasmo impulsivo alertando al  joven de los peligros que se aproximan. La escena montañosa de  fondo simboliza la elevación del alma humana, que si no va acompañada de experiencia y buen juicio puede hacer aún más dura la caída.

Se observará que en esta carta predomina el color amarillo,.hasta los cabellos del Loco son dorados. Esto, juntamente con la presencia clara y evidente del Sol, indica que esta carta está bajo la influencia de Apolo, el  Dios Sol,  que incluso se encuentra simbolizado por el águila dibujada en el hatillo, ya que el águila según la leyenda, era el único animal capaz de mirar directamente al sol, y por la corona de laurel que lleva el Loco(el laurel estaba consagrado a Apolo). Apolo, dios de los poetas y los músicos, concede al Loco la inspiración (cercana a la locura como advierten varios filósofos) que le motiva a emprender su viaje, que es infinito, a la vez principio y fin (esta carta , que en la baraja Rider Waite es el cero, en otras barajas es la 21, es decir, el penúltimo de los arcanos, antes del Mundo)

Esa inspiración también viene señalada por la varita de la que pende el hatillo, que es negra y tiene apariencia de bastón o de varita mágica. El Loco posee el potencial y el entusiasmo, la magia y el deseo, pero carece de prudencia y experiencia.

Significado de El Loco

NORMAL

El Loco puede significar la inspiración necesaria para comenzar una nueva empresa, la energía y autoconfianza necesarias para iniciar un proyecto novedoso , incluso cuando los demás consideran que es una locura. 

Pero, como nos recuerda el propio Waite, la autoconfianza puede derivar en locura-ignorar los peligros, el entusiasmo que se convierte en delirio, la irresponsabilidad  que surge de preocuparse demasiado poco de lo que piensen los demás, y el menosprecio a la experiencia de los mayores y los más sabios.

Que la interpretación vaya en un sentido o en otro dependerá de la posición del Loco y las cartas que le rodeen.  

El Loco también puede representar el inicio de una nueva etapa de la vida, quizá de un viaje de autodescubrimiento; será un viaje feliz y lleno de ilusiones pero no hay que dejarse llevar por el entusiasmo.

INVERTIDO

Al aparecer en posición invertida, la advertencia que nos da el Loco se hace más urgente y perentoria; la persona ha perdido la capacidad de razonar con sensatez y está dejándose llevar por los impulsos, y el peligro es grande para esta persona. En algunos casos esta carta puede llegar a significar literalmente una enfermedad mental o un trastorno transitorio, pero no es muy habitual.  

Un significado que suele estar asociado al Loco invertido es el de los delirios de grandeza, el estar demasiado imbuido de uno mismo, y no escuchar las advertencias ni los buenos consejos.  La carta advierte que las consecuencias de este comportamiento son inminentes, y advertir al consultante que se pare a reflexionar y cambie de actitud antes  de que sea demasiado tarde. 

Otro consejo latente en el Loco es el no creer que sabemos más de lo que en realidad sabemos.

Rozonda Salas te amplia la información con este video

Reproducir vídeo
Todos los textos explicativos de esta web, están extraidos, con permiso de la autora, de la obra "EL TAROT, LIBRO ABIERTO" de Rozonda Salas
0-el Loco
Tu opinión es importante